En la noche

 

Y no importa que el viento olvide mi nombre

Y pase dando gritos burlones

(…)

Porque ella y yo estamos ocultos

En la secreta casa de la noche.

Palabras de un gran hombre

 

Mientras el hombre habite la tierra siempre habrá desavenencias y conflictos. Si para evitar dichas diferencias hacemos uso de la violencia, nuestra vida cotidiana se vera teñida diariamente por esta y el resultado será terrible. La no violencia significa dialogo, es decir, utilizar el lenguaje para comunicarse. Dialogar significa comprenderse: escuchar otros punto de vista y respetar los derechos de los demás con un espíritu reconciliador. A través del dialogo no hay ganadores ni vencidos. A veces he calificado al siglo XX de sanguinario, el siglo de la guerra. Desde el presente, y teniendo en cuenta las experiencias que todos hemos sufridos en este siglo, así como todo cuanto hemos aprendido de ellas, deberíamos lograr que el próximo siglo sea de dialogo. El principio de la no-violencia debería ser practicado en todo el mundo. No puede lograrse simplemente a través de la meditación. La no-violencia significa trabajo y esfuerzo.

                                                                                          Conferencia del dalai lama

Desigualdad

 

Muchas comunidades rurales están aisladas de los mercados y carecen de los servicios básicos sanitarios, educacionales, financieros, de transporte y de comunicaciones.

Se hallan también desconectadas de los centros urbanos de poder económico y político.

La población esta creciendo dramáticamente. Mas y mas campesinos abandonan la tierra para buscar trabajo en la ciudad. La distribución desigual de la tierra y de los bienes de capital ha llevado a los pequeños agricultores al límite de la subsistencia. No disponiendo de ningún dinero sobrante, tienen impedido su acceso a las semillas, al ganado, a la capacitación y a la tecnología adecuada que podrían aumentar sus cosechas y sus ingresos.

El consumo

 

Los mall lindan con la obscenidad. Se constata la lógica capitalista del despilfarro. Se ve como se malgastan recursos sin considerar la miseria de millones, sin tomar en cuenta los efectos de producir un estimulo y el deseo de consumir, en personas que no pueden satisfacer ese impulso. La obscenidad consiste en escenificar esa agobiante abundancia a pocos miles de metros de la miseria, en exhibirla ante los ojos de los parias sin dinero ni crédito, que peregrinan hacia esos templos para mirar pero sin poder adquirir.

                                                                    Tomás Moulián, El consumo me consume.

Sonrie..

Ah, jugando con las ilusiones, y ocasionalmente consiguiendo herirme.
¿Puedes sonreír sinceramente y decir que esto es inútil?
Pero si este mundo fuese sólo un sueño……
Entonces te invito a que viajemos sobre el arco iris en el cielo.

« Older entries